jueves, 12 de julio de 2007

›⌂‹..Drawing Desire...›⌂‹


El lápiz se deslizaba con tal gracia que parecía un baile sensual y a la vez puro entre dos seres celestiales, esbozando las formas y contornos más perfectos que en una hoja se pueden plasmar. El dibujante escuchaba la voz de su creación, señalando, puntualizando las áreas más destacables de su arte, mientras se iba formando la figura que su mente ya tenia de antaño. Sus curvas...Oh! provocantes y suaves precipicios que tienen en su final el mas deseable de los abismos...conteniendo el néctar mismo de la vida. Cuantas veces no imaginados por la mente de aquel artista, que sabe que el precio de ellos es la muerte o el renacer. Decidir entre los 2 extremos es arriesgarse a dañar la ilusión a la que se aferra cada día....uno lo lleva a contemplar la puerta de donde sale la vida…Su sueño incorruptible, el otro le hace la imaginación volátil...tenaz y puntiaguda...un transporte a la tierra de los imposibles.

Escarbando entre los recuerdos, salían a flote los detalles que la hacen diferente...Totalmente única...era tal su poder, que de su mano y frente bajaban gotas de sudor, prueba de que mientras más avanzaba su obra, más fiel era su aspecto. En ese espacio blanco la hacia suya...de mas nadie...secreta y prohibida como tan solo él podía desearla. Sus pupilas se dilataban ya que poco a poco incursionaba en un espacio paralelo entre realidad y ficción...desnudez...carbón....desnudez...carbón, y luego sabanas...papel...sabanas...papel y el deseo caldeado de ver en la realidad lo ficticio...lo abstracto de sus deseos.

No levanto el utensilio que acariciaba la sabana de su imaginación...como amantes inseparables mientras existen ganas...como alma que no se despide mientras hay aliento de vida. Explotó de placer con el último trazo. Al verla...la contempló...su mirada la deseó de nuevo...con mas pasión. Sus curvas eran imanes de deseo, sus piernas la puerta de su locura…Entrega sin paradas...adrenalina de morbo y belleza. Pero esta vez...se detuvo a mirarla, ya era suficiente privilegio, el mas anhelado de los paisajes…Un ser convertido en paraíso. Podía poseerla cuando quisiera...solo con volver a recordar sus ganas en la alfombra de una hoja de papel...y soñar. Mientras tanto...la miro a los ojos un largo rato, profundamente y sonriendo....no mas.


Felix A. Peña

1 comentarios:

Blogger Yriaf ha dicho...

Eso me pasa a cada rato :D Muahahaaaa

20 de marzo de 2009, 14:55  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal